CALIDAD DE SERVICIOS MIGRA A OTROS DESTINOS, MIENTRAS EN VENEZUELA PREDOMINA EL MALTRATO AL CONSUMIDOR.
EN VENEZUELA NUNCA SE HA PODIDO IMPLEMENTAR Y CONSERVAR UNA EXCELENTE ATENCIÓN ANTE LA DEMANDA DE QUIENES CONSUMIMOS.

13. Mar, 2018

Caracas 13 de marzo del 2018
Por Carlos Alberto Sequea Centeno

Luego de haber transcurrido casi tres (3) meses de haberse transmitió una entrevista que concedió la médica chilena María Luisa Cordero al programa Cara a cara, transmitido por el canal La Red Televisión, el cual a pocos meses se volvió viral, es hoy 13 de marzo que me tomo la tarea de hablar sobre el tema.

Si bien me causo cierto respirito de “orgullo”, no quise en su momento entrar en diatribas referente a mi percepción de dicha entrevista. Por un lado, porque necesitaba evaluar el impacto que tuvo dicho evento ante la sociedad venezolana, muchos estarían de acuerdo con ese orgullo que inicialmente sentí, y otros quizás se guardaron sus opiniones, totalmente en contra. Pues bien, hoy luego de ese largo tiempo, y haber analizado el tema con amigos, colegas, profesores, sociólogos y psicólogos, llegue a la conclusión que, dicha entrevista donde la Psiquiatra adula al médico venezolano, no es más que una apreciación que goza de poca información, si bien es cierto que los médicos acá, son excelentes profesionales, y que buscan siempre sobresalir complementando sus estudios, inclusive fuera de nuestras fronteras, es bastante cuestionable el servicio que prestan en nuestro territorio.

En Venezuela la cultura de calidad de servicio siempre ha estado caracterizada por “intentos fallidos”, muchas son las políticas propias de cada empresa, de cada compañía, públicas como privadas, que buscan la excelencia de su cultura organizacional para prestar un buen servicio. En el caso de las privadas, porque en su mayoría son trasnacionales, o franquicias, cuyo sistema comercial supuestamente, viene importada desde la matriz. Pues bien, la verdad es que cada uno de nosotros hemos visto desmejoras y en otros nulo, todos esos servicios que nos prestan; el terapeuta con quien hablaba hoy, hace un tiempo atrás, le toco formar a un grupo de personas que laboraban en una red de Farmacias muy reconocida en nuestro país, y unos de los facilitadores pidió a sus colegas, quienes también impartían el taller para mejoras de servicios, que dieran testimonios de sus experiencias como clientes, mi amigo terapeuta narro una anécdota bastante gratificante que tuvo en un banco, donde los buenos días o buenas tardes, eran parte del repertorio argumentativo por parte de quien prestaba el servicio financiero, aunado a que de entrada le llamo por su nombre, pues le esperaba este ejecutivo con su expediente en mano. Pues la respuesta del otro facilitador fue: “era lo mínimo que se podía esperar de una empresa”, ósea no hubo nada que realmente pudiera hacer sobresalir como tal, si bien mi amigo terapeuta creía haber estado excelentemente atendido, la verdad es que solo percibió menos de la ¼ parte de lo que realmente se consideraba un EXELENTE TRATO COMERCIAL FINANCIERO”.

Pues bien, retomando el caso de los médicos en Chile, ¿acá en Venezuela de cada 10 médicos de los cuales cada uno de ustedes mis lectores, de cuantos llegaron a tener un excelente servicio?, ¿de cada 10, cuantos médicos se llegó a sentirse realmente cómodo? ¿De cada 10 médicos que llego a tener en su historial de vida, cuantos le miraron a los ojos y no al computador?, desde cuando usted no experimenta ser escrutado por el médico de manera extensa y dedicada bien sea en centros de salud pública o privada?, pues lo más seguro es que sean pocas alentadoras las respuestas. Es probable que sí, si han dado buena impresión en Chile, pero responde a una táctica, a una estrategia, pues están intentado colar en el mercado y desean que les vean con buena cara, pero le aseguro estimada María Luisa, acá en Venezuela no es así. Sabemos que nuestros médicos son excelentes, pero mucho podríamos decir sobre el trato que nos dan.

Así están los servicios en nuestro país, desde las entidades bancarias, hasta los establecimientos de franquicias de comida rápida, donde ni idea de que paso con los lineamientos que se implementaba desde las casas matrices, aunque se intentó a mediados de los 80 cuando el boom de franquiciantes. La verdad es que deja mucho que desear hoy día, ¿dónde están quienes evalúan esa pequeña parte de su empresa? Donde están quienes se encargan de la evaluación sobre calidad de servicios, si bien hemos tenido un aparente buen trato en un que otro hotel 4 o 5 estrellas o en algún restaurant reconocido con más de 3 estrellas Michelin acá en Venezuela, pues léanme bien, aun no es suficiente como para catalogarlo como “EXCELENTE”, como diría el facilitador del curso, “es lo mínimo que se podía esperar”.

Nos hemos acostumbrado a recibir y dar un pésimo servicio, a falta de ofertas no nos queda de otra que conformarnos con los únicos que nos pueden proporcionar “x” servicio o producto, en nuestro país no hay cultura de servicio.

Así estamos en todos los campos del comercio en Venezuela, los exabruptos y errores imperan desde el abasto, hasta las grandes cadenas de supermercados, desde quien te vende con un punto de venta en su humilde negocio hasta quien te factura en una clínica, desde quien te presta un servicio en una peluquería, hasta quien te vende un pasaje aéreo.

En conclusión, problemas similares son frecuentes dentro de las organizaciones y en nuestra cultura, por lo que se hace necesario implementar y generar un clima organizacional que permita aprovechar al máximo al capital humano, sus innovaciones y sobre todo un ambiente proactivo donde exista la alegría y el personal haga y realice sus actividades de la mejor manera posible, que el fin de las mejoras sea el consumidor y de esta manera se permitirá a la empresa crecer sobrevivir y mantenerse en pie, pues de algo estamos seguros muchos, cuando regresemos de nuevo a un comercio diversificado y regresen aquellos que se fueron y/o vengan nuevos inversionistas, pues lo más seguro es que muchos de nosotros con mal sabores, no regresemos a los acostumbrados productos y servicios.

Y como diría Patch Adams
“La misión de un médico no debería reducirse solo a prevenir la muerte, sino también a mejorar la calidad de vida; ¡por eso, si se trata una enfermedad, se gana o se pierde, si se trata a una persona, puedo garantizarles que siempre se gana, no importa el resultado"
“Es exactamente la misma razón por la cual yo empecé en esta carrera, porque actualmente se ve a las personas como números y no como los seres con vida, alma y corazón que son. se ha perdido el respeto por le dignidad humana.”
Patch Adams

http://www.patchadams.org/patch-adams/

Ausentismo laboral, costos y causas de las ausencias al trabajo

Escrito por 

Ayer en el artículo "Presentismo laboral, el costo oculto de trabajar enfermos", hablé sobre cómo la falta de salud laboral está repercutiendo en las empresas aumentando los gastos por presentsimo, diminuyendo la productividad y afectando el clima laboral. Siguiendo esta linea, hoy escribo sobre un fenómeno similar: el ausentismo.

El ausentismo es otra forma en que la falta de salud de la fuerza laboral afecta a las organizaciones, debido a los grandes gastos que ocasiona y es difícil resolverlo debido a que gran parte de los trabajadores faltan a su trabajo, no por presentar enfermedades, sino para descansar del estrés laboral, tal como reveló una encuesta realizada por Kronos Incorporated donde 46% de los trabajadores encuestados en México admitieron reportarse enfermos sin estarlo en realidad.

Entre las medidas que implementan diferentes organizaciones para mitigar el ausentismo y sus efectos se encuentran: aplicar sanciones por faltas, estimular a los empleados que no se ausentan y otras, como Telmex, incluso han implementado semanas de cuatro días laborales.

Costos del ausentismo laboral

Los costos ocasionados por el ausentismo se clasifican en directos, como la continuación del salario, el pago de beneficios e incapacidades y el aumento de las primas de seguros; así como los costos indirectos, como el costo de contratación de personal suplente, las horas extras, las oportunidades perdidas, los procesos detenidos y los aumentos en los tiempos de producción.

El ausentismo tiene otras consecuencias además del aumentos de costos. Por ejemplo, el estrés que ocasiona a los colaboradores la falta de sus compañeros, pues aumenta su carga laboral para cubrir el trabajo del compañero ausente y lograr los objetivos de la organización en tiempo y forma.

Una investigación realizada por Gallup en 94 mil trabajadores estadounideneses, de los cuales el 77% padecía una enfermedad crónica (asma, cáncer, depresión, presión arterial elevada, problemas cardiacos, colesterol alto y obesidad), estimó el costo anual del ausentismo laboral en $84 mil millones de dólares.

Razones del ausentismo

Según el estudio "Información sobre Accidentes y Enfermedades de Trabajo Nacional 2003-2012" del Instituto Mexicano del Seguro Social, el estrés laboral es el motivo más común de ausentismo injustificado. Entre las causas justificadas de ausentismo, como accidentes y enfermedades, las tres más comunes son diabetes, artritis y dolor de espalda (lumbalgia).

Es alarmante que la diabetes sea la primera causa de ausentismo por enfermedad si consideramos que la población que la padece es cada vez mayor. En 2010 se calcularon 2,567 personas que dejaban su trabajo a causa de diabetes, de las cuales el 80% eran hombres y el 59% se encontraban entre los 35 y 54 años, la edad más productiva.

La incapacidad temporal es una verdadera fuga de capital. Los sectores más afectados son las tiendas de autoservicio y departamentales, seguidas por los servicios profesionales independientes y la industria constructora, según la Secretaría de Trabajo y Previsión Social.

Espero que estas publicaciones ayuden a resaltar que el estilo de vida repercute enormemente, no sólo en la salud de las personas, sino también en la capacidad productiva de las empresas. Las organizaciones tienen que empezar por sensibilizarse y ver por el bienestar de sus empleados, de tal manera que sean más felices, y en consecuencia, más creativos y productivos.

Un estudio de Discovery Vitality sobre programas de bienestar basados en incentivos, mostró que estos   provocan cambios favorables en la salud de los trabajadores. A mediano plazo la salud mejora notablemente y disminuyen el ausentismo y los gastos en salud.

Si compartes esta visión y quieres implementar un programa de salud laboral que incluya condiciones laborales óptimas que se traduzcan en un mejor estado de salud en tu organización, te recomiendo leer el eBook: 10 reglas esenciales para el éxito de tu programa empresarial de bienestar para aprender cómo mejorar las condiciones laborales de tus colaboradores.

5 tips para disminuir el ausentismo

Escrito por , el miércoles 8 de octubre, 2014

El ausentismo es un problema al que la mayoría de los gerentes se enfrenta y a pesar de que muchas de estas ausencias tienen una razón legítima, generan un gran impacto en las empresas: afectan la productividad, aumentan la carga de trabajo para los compañeros del ausente, deterioran rápidamente el clima laboral y cuestan caro a las organizaciones.

Kronos Incorporated realizó una investigación donde calculó el costo generado por el ausentismo en 276 empresas en EE.UU. a lo largo de dos años, encuestando a 3,922 empleados. Para este cálculo tomaron en cuenta tres tipos de costos:

Costos directos: los beneficios y salarios pagados a los empleados que faltaban.

Costos indirectos: la productividad perdida y los gastos generados al contratar suplentes, minimizando la pérdida de productividad.

Costos administrativos: el movimiento de personal de un área a otra y el costo de su capacitación.

Kronos reportó que el ausentismo había tenido un costo por empresa equivalente al 35% de su nómina. Por ejemplo, si tienes "1,000 empleados que reciben un salario anual promedio de $43,000 por empleado, el costo anual promedio por ausencias será de $15,000,000”, concluyó su reporte.

No importa si estas ausencias son justificadas o no, es importante hacer algo para disminuir los costos financieros y administrativos que cada empresa debe pagar por este concepto. Para esto quiero darte estos cinco tips que confío te ayudarán a disminuir el ausentismo en tu organización:

1. Lleva un registro

En la mayoría de los casos existe una razón válida que provoca que tus colaboradores necesiten faltar al trabajo; sin embargo, si estás notando que una persona falta tanto que se te hace difícil creer sus explicaciones, entonces te recomiendo hacer una intervención, para esto el primer paso es llevar un registro de las ausencias de tu personal para tener evidencia de tus argumentos.

2. Escucha a tus colaboradores

Antes de reclamarle a alguien por faltar, lo mejor que puedes hacer es darle la oportunidad para que explique sus razones. Ten una conversación tranquila y permite que se exprese libremente, recuerda que esta no es una discusión, sino una plática para escuchar y entender lo que está pasando en su vida personal.

A las personas les gusta sentirse escuchadas, especialmente cuando están teniendo problemas personales, sólo recuerda no te sentirte ofendido por lo que dicen, especialmente si la causa de sus inasistencias es que no les gusta tu estilo para dirigir.

3. Establece objetivos

Si la táctica anterior no funciona, puedes incorporar una evaluación de objetivos, donde se establezcan los puntos de desempeño que hay que mejorar, incluyendo la asistencia como uno de estos puntos. Escribe los objetivos y coloca una fecha límite para ellos, así como las consecuencias por no alcanzarlos.

4. Crea políticas claras

Una regla escrita no detendrá el ausentismo, pero sí lo hará un tema más sencillo de tratar, debido a que mostrará a los empleados que un ausentismo injustificado no será tolerado. En este documento puedes dar a conocer las repercusiones económicas o laborales de sus ausencias.

5. Introduce incentivos

Las organizaciones que introducen incentivos a sus colaboradores como horarios flexibles, trabajo a distancia y programas de bienestar han demostrado aumentar el compromiso de los trabajadores y su salud, lo que se traduce en menos ausencias justificadas e injustificadas, eliminando los costos relacionados al ausentismo y aumentando la productividad. Además, los incentivos envían un mensaje claro a los trabajadores, haciéndoles saber que son importantes para la empresa.

Mi recomendación más importante es: aproxímate a tus colaboradores de forma relajada, verás que responderán más mejor y notarán que te estás preocupando por ellos y no por el número de faltas que tengan acumuladas. Una gran forma de hacerles saber a tus colaboradores que te preocupas por ellos, es a través de un programa de bienestar.

EN TIEMPOS DIFÍCILES “TU RECURSO HUMANO” ES LA MATERIA PRIMA AL ALCANCE

Por Carlos Alberto Sequea

Coach motivacional, asesor y Creador del Team Building Venezuela

El 1º de noviembre del 2017 asistí al décimo cuarto (14) encuentro Empresarial Cámara de Comercio, Industria y Servicios, en el Centro Cultural Chacao, Caracas Venezuela. Cuyo lema era y es: “el de porque quedarse en Venezuela”, es de allí que surge mi idea de escribir este artículo de opinión.

Mucho hemos escuchado y leído sobre la situación país que atraviesa Venezuela, mucho es el sin sabor que nos deja este fenómeno que se ha convertido en el día a día en muchos de nosotros, afectando por supuesto todos los espacios de nuestro entorno; familia, parejas, centros de estudios, entorno social, y por supuesto: el laboral.

A mi parecer existen 3 realidades en el ámbito empresarial: una corresponde a aquellas empresas que aun en la crisis siguen batallando, tratando de cumplir con la nómina entre los estragos de la adquisición de materia prima, si es el ramo manufacturero. Esperando de propuestas en política económica. Están los que se aprovechan de dicha crisis y hacen su “agosto”, como bien decimos los venezolano, porque el bachaqueo también se viste de cuello blanco, y por ultimo están aquellos que se suman al positivismo aprovechando la ola, y cuidando la materia prima que tiene a su alcance “El Recurso Humano” que aun en penurias de esta crisis, continúan en la empresa porque les asegura (a medias) sus ingresos,  porque aman su trabajo y están comprometidos con lo que ellos aseguran es su 2do hogar.

Cuidando el valor más sagrado de tu empresa

Las organizaciones líderes que sobreviven a esta turbulencia, están conscientes de que su subsistencia se centra en la habilidad para sostener y expandir la base de clientes internos y externos, pues han entendido que los recursos materiales hacen las cosas posibles, pero son los recursos humanos que integran la empresa las que las convierten realidad.
De allí la importancia de ser una empresa orientada al servicio (aunque su actividad económica sea de producto) para que tu personal tenga una cultura de servicio eficaz, ya que estos son los que desarrollarán exitosamente y de forma natural tu posicionamiento en el mercado. Esto se resume en que tus clientes internos son la imagen de la empresa y por ende son los que causan una buena o mala reputación, al fin y al cabo, son ellos quienes tienen la posibilidad de mantener o arruinar el valor de la empresa en los mercados.

Estudios realizados dan fe al reinvento empresarial, obvio sin perder las políticas propias de la empresa, y parte de ese reinventarse más que posicionarse es justamente cuidar y reeducar a ese personal, el flujo de caja se ve alterado y por consiguiente es más costoso para le empresa, en momentos difíciles, despedir o aceptar renuncias, para luego hacer gastos adicionales de publicaciones en medios para la búsqueda de personal, o gastos con outsourcing que resuelvan esta transición. El tiempo que se emplea para la inducción retrasa también la producción o el cumplimiento de los servicios prestados.

Ante este fenómeno, apuesten por motivar, dar herramientas que ayuden no solo a dar un mejor servicio si no que mejoren la calidad de vida de esta valiosa materia prima, “la Humana”, están en sus manos no solo ser los líderes en su ramo, si no que aun en las circunstancias, son los que no abandonan el barco.

SI ES CUESTION DE JUEGO

Según los psicólogos, sacar a sus empleados de detrás de sus mesas para moverse y divertirse en cualquier actividad ayudará a promover el espíritu de equipo y las habilidades de liderazgo, además de demostrar la implicación la empresa con la salud mental y física de los empleados. Un estudio publicado en el Journal of Management Development reveló que el 60% de los empleados que formaban parte de actividades físicas de team building al aire libre se sentía más conectado con sus compañeros de trabajo a posteriori.

Promueva en su empresa  una caminata solidaria, carrera benéfica o a formar un club de runners que motive a los empleados a formar parte de actividades sociales de recaudación de fondos. Estas experiencias mejorarán la cultura positiva en la compañía formando parte de su estrategia de Responsabilidad Social Corporativacontribuyendo a mejorar la sociedad.

 FUENTE  http://amazonia-teamfactory.com/blog/team-building-actividades-empresas/

Inteligencia emocional en el trabajo

Sigue siendo un tema de debate el determinar qué es más importante para el éxito profesional si el Coeficiente Intelectual o la Inteligencia Emocional en el trabajo.

Muchas personas siguen inclinándose en favorecer al Coeficiente Intelectual como el indicador más relevante para estimar la capacidad de un individuo de alcanzar metas en el ambiente laboral, pero durante los últimos años el concepto de Inteligencia Emocional en el Trabajo ha tomado un protagonismo relevante entre los directores y CEOs de las empresas.

La Inteligencia Emocional le sirve a las personas para manejarse eficientemente en la mayoría de las situaciones tanto en el ámbito personal como en el trabajo. La Inteligencia Emocional en el trabajo interviene en la toma de decisiones favorables, calidad de las relaciones interpersonales y el apropiado control de las emociones como el enojo, la frustración o la apatía, entre otras.

De esta manera, la influencia que tiene la Inteligencia Emocional en el trabajo sobre la capacidad del líder dentro del entorno profesional se hace evidente y se vuelve, de manera indiscutible, el factor determinante para el éxito del ejecutivo, muy por encima de otros tipos de inteligencia. Esto principalmente por el hecho de poder interactuar de manera apropiada e inteligente con los miembros de un equipo de trabajo y con sus jefes o directores.

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Citando a Daniel Goleman, psicólogo Estadounidense, autor del libro más célebre sobre el tema: “La Inteligencia Emocional” (1985), la Inteligencia Emocional es “esa disposición que nos permite tomar las riendas de nuestros impulsos emocionales, comprender los sentimientos más profundos de nuestros semejantes, manejar amablemente nuestras relaciones o desarrollar lo que Aristóteles denominara la infrecuente capacidad de «enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto».

Tener Inteligencia Emocional significa poder percibir de forma adecuada cómo funciona el mundo y actuar de manera apropiada y responsable, comprendiendo y participando de manera inteligente para poder obtener los resultados que queremos en cualquier área de la vida. También involucra el auto-manejo de nuestras propias emociones, evitando estallidos emocionales injustificados de ira, frustración, culpa y otros sentimientos dañinos.

Fases de la Inteligencia Emocional

Según Daniel Goleman, la Inteligencia Emocional posee cuatro fases o etapas que funcionan de manera simultánea y que deberá desarrollar la persona que quiere tener maestría en Inteligencia Emocional:

Se entiende así que el individuo que posee una Inteligencia Emocional Desarrolladalogra comprender y gestionar las emociones propias y de quienes se rodea, con la finalidad de construir relaciones productivas. Logra hacerlo de manera consciente y reflexiva, intentando evitar siempre un estado anímico que lo perjudique, como la ira, el enojo o el arrepentimiento.

La Inteligencia Emocional en el Trabajo

La Inteligencia Emocional en el trabajo juega un rol determinante en todos los niveles de la cadena de mando.

Si se toman en cuenta las fases diseñadas para comprender el complejo concepto de este tipo de inteligencia, fácilmente se puede asociar con el Liderazgo dentro de las empresas, donde es indispensable una interacción social eficiente para lograr el máximo desempeño de un equipo.

Un líder que posea una inteligencia emocional reducida o poco notable, carecerá de la habilidad para gestionar, motivar y dirigir a los miembros de su equipo de trabajo. No podrá verlos como seres humanos que funcionan con base en emociones sino que, al contrario, los verá como grises peones en un tablero de ajedrez, que funcionan siempre de la misma manera, pase lo que pase, y probablemente su respuesta automática será el enojo y la ira en contra de los empleados y por supuesto, los malos resultados para la organización.

Un Líder requiere Inteligencia Emocional en el Trabajo

El poder interactuar con un miembro del equipo, entendiendo su funcionamiento como ser social, le permitirá al líder una eficiente gestión. También entenderá como el entorno influye, de manera positiva o negativa, al grupo de trabajo y a su rendimiento. Saber esto le permitirá al líder crear estrategias para aprovechar los talentos de los miembros de un equipo y tratarlos de manera diferente respetando su individualidad.

Además, la eficiencia analítica del Líder con Inteligencia Emocional le permitirá tomar decisiones más apropiadas que le conducirán a obtener mejores resultados para la empresa. A mejores resultados mayores oportunidades de ganar un mejor salario y ascensos.

Este hecho, dentro del ámbito laboral, se traducirá rápidamente en un sano desarrollo profesional, que le permitirá a la persona el crecer continuamente en su carrera y alcanzar posiciones mejor remuneradas.

De esta manera, es indispensable para ejecutivos y gerentes de alto nivel el tener una Inteligencia Emocional en el Trabajo notable y desarrollada. Sus cargos dentro de las organizaciones de ahora les exigen eso. Si el Líder no entiende que las personas funcionan con base en las emociones, difícilmente logrará que los miembros de su equipo quieren seguirlo voluntariamente para lograr los resultados para la empresa.

Si, por ejemplo, un gerente no logra darse cuenta que los trabajadores sufren un severo caso de falta de motivación por bajos sueldos o mal ambiente de trabajo, que los ha llevado a disminuir su rendimiento, difícilmente pensará en opciones adecuadas para remediar la situación.

En un caso más complejo, un ejecutivo en el área de marketing debe poder comprender el ánimo del target consumidor (público objetivo). Un mercado debe estudiarse a nivel emocional si se quiere ejecutar una estrategia de publicidad efectiva.

Quien no tiene consciencia de sus propias emociones, difícilmente podrá entender el funcionamiento del entorno y sus semejantes. Es por ello que la Inteligencia Emocional en el Trabajo es un concepto muy importante al cual hay que prestarle plena atención para desarrollarlo efectivamente.

http://www.aprendeinteligenciaemocional.com/inteligencia-emocional-en-el-trabajo/

 

10 RASGOS PARA DISTINGUIR PERSONAS AUTENTICAS

 

por evolución.

Me gustan los rasgos de la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace.

La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño.

Me gusta la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.

Se trata de un extracto de Mario Benedetti. Yo, simplemente, digo que me gusta la gente auténtica. Esa gente que no tiene miedo a mostrarse tal cual es.

Las personas auténticas son aquellas que, sin ser un dechado de virtudes, deciden ser coherentes con lo que piensan y sienten. De hecho, resulta curioso porque probablemente todos coincidimos en que la falsedad no es buena consejera, pero muchos no dudan en mentir o en esconder sus emociones cuando consideran que es “necesario”.

En la sociedad actual, donde las personas pasan horas cuidando su imagen en las redes sociales, la autenticidad es un don raro. Sin embargo, nos sentimos atraídos por esta característica. De hecho, en un estudio muy interesante realizado en la Bangor University de Wales les pidieron a un grupo de personas que fueran auténticas, a otras que fingieran. Luego, les pusieron delante de extraños, para que mantuvieran una conversación. Los psicólogos monitorizaban las respuestas de ambos interlocutores y se dieron cuenta de que respondemos con mayor rapidez a las sonrisas auténticas, quizá porque las asumimos como un valor que debe ser recompensado. Al contrario, reaccionamos con mayor lentitud y con menos entusiasmo ante las sonrisas fingidas.

 

¿Qué diferencia a las personas auténticas del resto?

1. Tienen una autoestima sólida. Un estudio realizado en la Universidad de Manchester descurbió que las personas auténticas tienen una autoestima elevada, aunque no demasiado para no caer en actitudes narcisistas o arrogantes. Estas personas, más bien tienen una autoestima sólida, consistente, que les permite funcionar de modo más relajado y no estar a la defensiva continuamente. Estas personas logran ser auténticas porque les preocupa menos exponerse ante los demás, porque se sienten a gusto consigo mismas y saben que las opiniones de los otros son solo eso, meras opiniones.

 

2. Abrazan la vulnerabilidad. Nuestra cultura nos impulsa a mantener los puentes levadizos levantados y a minimizar o esconder los errores y las imperfecciones, para protegernos de los demás. Se trata de una cultura que rechaza la vulnerabilidad. Sin embargo, la Psicología nos enseña que abrirnos al miedo o reconocer nuestras debilidades nos permite crecer. Por eso, las personas auténticas abrazan la vulnerabilidad y son capaces de mostrarla, no tienen miedo a fracasar o a equivocarse porque saben que cada experiencia implica un aprendizaje.

 

3. Comparten sus pensamientos, creencias y sentimientos. Las personas auténticas no se plantean muchos problemas a la hora de expresar lo que sienten o piensan. De hecho, un estudio realizado en la Wake Forest University desveló que cuando las personas son auténticas, tanto si tienen tendencia a la extroversión como si son introvertidas, se sienten cómodas compartiendo sus ideas y emociones. Además, en este estudio también se apreció que las personas más auténticas también eran emocionalmente más estables.

 

3. Dan y reciben cumplidos. Las personas auténticas no tienen problemas para hacer un cumplido, y tampoco se esconden detrás de la falsa modestia cuando los reciben. Son conscientes de que los cumplidos deben fluir en dos direcciones y son capaces de desligarse del estrés que generalmente está asociado a las expectativas de los demás. Estas personas no se pierden en elucubraciones. Si creen que alguien merece un cumplido, lo hacen. Si reciben uno, no buscan intenciones ocultas. Para ellos los cumplidos son una mera constatación de los hechos para hacer sentir bien a los demás.

 

5. Son excelentes oyentes. A pesar de que solemos identificar la autenticidad con la extroversión, lo cierto es que las personas auténticas no suelen acaparar la atención sino que son excelentes oyentes. Se trata de personas que normalmente prestan atención a las conversaciones, porque están realmente interesadas en los demás y quieren conocerles. Como se relacionan con los demás desde su “yo” más profundo, también intentan conectar con la esencia de los demás.

 

6. Se guían por su voz interior. Uno de los aspectos claves de la autenticidad es sentirse a gusto consigo mismo. Estas personas pasan mucho tiempo buceando en su interior, se conocen bien, saben cuáles son sus valores y por qué quieren luchar. Esa seguridad hace que no se dejen influenciar demasiado por el medio, saben lo que quieren y van a por ello. Cuando deben tomar una decisión, en vez de mirar a su alrededor para ver qué han hecho los demás, buscan entro de sí la respuesta. Son personas proactivas, no reactivas.

 

7. No les asusta el fracaso. La mayoría de las personas siguen los caminos convencionales, los que marca la sociedad, simplemente porque tienen miedo al fracaso, porque saben que esos caminos han sido probados por otros y son relativamente seguros. Las personas auténticas, al contrario, no temen arriesgar. La idea del fracaso no les asusta tanto como para obstaculizar sus sueños. Son conscientes de que los errores son parte del camino y conducen a aprendizajes.

 

8. No intentan convencer. Una de las características más interesantes de las personas auténticas es que, a pesar de que saben lo que quieren y están muy seguras de sus puntos de vista, no pretenden convencer a su interlocutor. En una conversación, etas personas normalmente se limitan a exponer sus ideas o sentimientos, no pretenden manipular emocionalmente ni hacer cambiar de opinión a los demás. Las personas auténticas no son invasivas, respetan el espacio de los demás y sus ideas.

 

9. Asumen su responsabilidad. Las personas auténticas no son perfectas, también se equivocan y a veces incluso pueden herir a los demás. Sin embargo, lo que las diferencia del resto es que asumen la responsabilidad por sus opiniones, actos y sentimientos. Estas personas asumen sus errores e intentan repararlos, no se escudan detrás de excusas.

 

10. No juzgan a los demás. Las personas auténticas suelen tener un mundo interior muy rico, por lo que están más volcadas hacia sí que hacia el exterior. Por otra parte, tener un locus de control interno también influye en que sean menos propensas a criticar a los demás. Estas personas son más tolerantes y abiertas a la diversidad, comprenden la complejidad humana y no se dejan influenciar por sus expectativas. Como resultado, suelen tener menos fricciones en sus relaciones interpersonales.

 

Jennifer Delgado

Outfits for Work (office) | Looks para ir a Trabajar (oficina)

looks formales, como vestir para una entrevista de trabajo, outfits para la oficina, outfits para ir a trabajar, ideas
work outfits, outfits for work, office lookbook

CÓMO INFLUYEN LAS EMOCIONES EN MI TRABAJO/PROFESIÓN?

http://www.inteligencia-emocional.org/trabajoyempresa/comoinfluyenlasemocioensenmitrabajo.htm

EL OTRO LADO DE LA EFICIENCIA

Las tensiones de la vida moderna, la hiper-competencia en el terreno individual y empresario, la presión del reloj, la exigencia de un constante perfeccionamiento profesional, etc., son situaciones que tienden a alterar el estado emocional de la mayoría de las personas consideradas normales, llevándolas al borde de sus propios límites físicos y psíquicos. El resultado, a menudo, es el desequilibrio emocional.

Este desequilibrio no sólo afecta la vida más íntima de una persona, sino que afecta su trabajo y su desarrollo profesional, porque las emociones desempeñan un papel importante en el ámbito laboral. De la ira al entusiasmo, de la frustración a la satisfacción, cada día nos enfrentamos a emociones -propias y ajenas. La clave está en utilizar las emociones de forma inteligente, para que trabajen en beneficio propio, de modo que nos ayuden a controlar nuestra conducta y nuestros pensamientos en pos de mejores resultados.

Por otro lado, cada uno de nosotros influye en el estado de ánimo de los demás. Es perfectamente natural influir en el estado emocional de otra persona, para bien o para mal; lo hacemos constantemente, ‘contagiándonos’ las emociones como si fueran el más poderoso virus social.

Por eso se verifica hoy una tendencia mundial en la demanda de recursos humanos (especialmente ejecutivos), que valora la capacidad de interrelación emocional sobre la capacitación técnica.

Porque tanto el trabajo como el aprendizaje son sociales. Las organizaciones son ‘redes de participación’. Para lograr un desempeño efectivo en los trabajadores del conocimiento (de cualquier trabajador, en realidad), la clave está en inyectar entusiasmo y compromiso, dos cualidades que las organizaciones o empresas pueden crear, pero no imponer.

Hoy no basta con un alto coeficiente intelectual para triunfar profesionalmente, para competir o para desarrollar una empresa; se requiere un control emocional adecuado, que nos permita tener una interacción armónica en nuestro ambiente laboral: socios, colegas, empleados, proveedores, clientes, etc.

Sin duda alguna, la inteligencia emocional no es una varita mágica; no garantiza en una empresa una mayor participación en el mercado ni un rendimiento más saludable. La vida de toda corporación es extraordinariamente fluida y compleja. Ninguna intervención, ningún cambio por sí solo, puede arreglar todos los problemas. Pero si se ignora el ingrediente humano, nada de lo demás funcionará tan bien como debería. Las empresas cuya gente colabora mejor tienen ventaja competitiva.

En ese sentido, las facultades de la inteligencia emocional son sinérgicas con las cognitivas; los trabajadores excelentes poseen las dos. Cuanto más complejo es el trabajo, más importante es la inteligencia emocional, aunque sólo sea porque la deficiencia en estas facultades puede dificultar la aplicación de la pericia técnica y el intelecto que se tenga.

EL SÍNDROME DEL TRASERO MUERTO

(Caracas, 04 de julio. Noticias24).-El llamativo riesgo de una vida sedentaria para aquellas personas que se vuelven cada vez más inactivas, tiene como consecuencia “la amnesia gluteal”, una patología desconocida que provoca distintas dolencias en el cuerpo.

El estilo de la vida moderna favorece a uno de los grandes males que describe a la sociedad actual: el sedentarismo, mantener una vida alejada de un ritmo activo lleva al tabaquismo, a la obesidad y acelera la aparición de distintas enfermedades, algunas más conocidas que otras. Una de ellas es el llamado síndrome del trasero muerto.

Se trata de la amnesia gluteal que se presenta cuando el músculo de glúteo medio deja de funcionar correctamente, se atrofia y pierde fuerza. Esta condición deriva en la pérdida de estabilidad de la pelvis y la presentación de dolores en la espalda baja, la cadera, las rodillas y los tobillos, debido a los intentos naturales del cuerpo por tratar de compensar dicho desequilibrio.

Esta patología frecuente se produce generalmente cuando se pasa mucho tiempo sentado, aunque también puede ocurrir en individuos muy activos que simplemente no trabajan los músculos de los glúteos lo suficiente.

Si los músculos glúteos no están funcionando de manera eficiente o a su capacidad máxima, otros músculos o zonas estarán sujetas a mayor estrés y trabajo, llevando eventualmente a los síntomas.

La manera de detectarlo es a través de la prueba de Trendelenburg, que consiste en levantar una pierna y si la pierna se hunde en ese lado, es señal de una atrofia en el glúteo medio del lado opuesto.

La curvatura de la espalda también puede indicar la amnesia glútea. Mientras que la espina lumbar (o espalda baja) debería formar naturalmente una forma de S, una curvatura más extrema puede significar que los flexores de la cadera están tan tensos que envían la espina hacia el frente.

Según los expertos recomiendan levantarse de la silla al menos cada 20 minutos y hacer una batería de movimientos para activar los glúteos. Levantarse y caminar, estirar las piernas, poner una alarma cada hora para flexionar los músculos en intervalos regulares. Adaptar la rutina para pasar algunos lapsos de pie. Sentarse sobre una pelota de ejercicio también es una buena opción.